Castilla La Mancha recibirá 8,3 millones más para planes de reconversión del viñedo

20-jul.-2012

Castilla-La Mancha va a recibir 8,3 millones de euros más para los planes de reestructuración y reconversión del viñedo, una cantidad que se sumará a los 75,8 que ya se han pagado de fondos europeos, según ha anunciado la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano. Soriano que ha hecho este anuncio durante la inauguración de la Feria Regional del Campo y de Muestras (Fercam) que se celebra en Manzanares (Ciudad Real) hasta el próximo 21 de julio, ha explicado que la concesión de esta cantidad procedente de fondos europeos fue comunicada ayer por el Ministerio de Agricultura a través de un escrito.

La consejera ha subrayado que en la concesión de estos millones que "están esperando muchos agricultores", ha sido fundamental la diligencia de los técnicos de la consejería y de las oficinas comarcales de Agricultura (OCAS) en remitir las certificaciones para "poder pagar en tiempo" los 75,8 millones asignados inicialmente para estos planes.

Además de estos fondos que se han restado a otras comunidades autónomas que no han sido "tan ágiles" y que no han cumplido con sus compromisos de agilizar los trámites, la titular de Agricultura ha señalado que también se ha iniciado ya el proceso para eliminar el conocido como "impuesto del vino".

La eliminación de este canon de producción vitivinícola se llevará a cabo por entender que a un sector tan fundamental para la economía de la región, que concentra el mayor viñedo de Europa, "no lo podemos penalizar con un impuesto que resta competitividad a las bodegas y cooperativas".

Asimismo, Soriano se ha referido a la inminente derogación de la Ley de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha, que es mucho "más restrictiva" que la nacional y que pone muchas más trabas a los agricultores, bodegas y cooperativas que las que se exigen a nivel nacional y europeo.

Otras de las modificaciones anunciadas por la consejera es la relacionada con la normativa que regula el potencial de producción vitivinícola y que, entre otras medidas, contemplará la posibilidad de reconvertir o transformar un viñedo situado en una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), algo hasta ahora prácticamente imposible.