Los Veintisiete llegan a un acuerdo sobre la reforma de la política agrícola

20-mar.-2013

"Acuerdo alcanzado", informó la presidencia irlandesa de turno de la Unión a través de la red social Twitter. 

Los ministros europeos concretaron su posición común sobre la PAC, que les servirá de base para iniciar con el Parlamento Europeo (PE), como colegislador en esta materia, la negociación del texto final de la nueva legislación, que la presidencia irlandesa espera que esté lista en junio.

 "Es un proceso que sin duda ha llevado mucho tiempo, tres años, y por fin hemos llegado a una posición acordada", indicó en el cierre de la sesión el ministro irlandés, Simon Coveney, quien precisó que se adoptó el acuerdo por "amplia" mayoría cualificada y constató que se opusieron a la decisión Eslovenia y Eslovaquia.

 El comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, recordó en su intervención que la Comisión Europea (CE) es uno de los actores que participará en la negociación final del texto.

 "Hay muchos elementos de los que el Consejo ha hecho gala de avance, y hay muchos aspectos en los que tiene una posición más cercana a la CE que al Parlamento y creo que esto ayudará mucho en la negociación", dijo. 

Advirtió de que hay aspectos en el acuerdo de este martes "que la CE lamentablemente no puede aceptar tal y como están ahora", y se refirió en concreto que no ve "suficiente" la ambición en convergencia interna, la aproximación progresiva de los pagos entre agricultores a nivel nacional y regional a una tasa plana en 2019."Con el texto que tienen ante ustedes aún no se ha llegado al final", concluyó. 

En el apartado de las prácticas ecológicas que la nueva PAC exigirá a los agricultores para concederles ayudas, el acuerdo incluye la petición de España de considerar el potencial medioambiental de cultivos permanentes como el olivar o el viñedo sin imponerles exigencias adicionales. 

El texto también ha flexibilizado la convergencia interna, es decir, la aproximación progresiva de los pagos entre agricultores a nivel nacional y regional para que en 2019. se aplique la "tasa plana" o pago único que pide la Comisión que sea igual para todos.

 Asimismo, el acuerdo recoge la petición de España de poder limitar los derechos de asignación de pagos a partir de 2014 al 145 % de la superficie declarada elegible en 2009 para recibir ayudas, lo que evitará que los fondos queden diluidos (España mantendría los pagos previstos para los 22,4 millones de hectáreas que reciben ayudas actualmente).

 Por lo que respecta a las cuotas del azúcar, se extenderían hasta 2017 (deberían concluir en 2015). 

Sobre los llamados "pagos acoplados", los que van ligados a la producción, subirá del 10 al 12 % el porcentaje que los países pueden conceder directamente sin solicitar permiso de la Comisión Europea a sectores concretos como la ganadería.